Con frecuencia nos preguntan ¿por dónde comenzar si se quiere ser exitoso en Internet? Y la respuesta siempre es la misma: “empieza por crear tu marca digital”. Asegúrate de que el nombre de tu empresa, su identidad, su marca e incluso tu propia marca personal pueda ser encontrada, comprendida, diferenciada de la competencia, identificada como muy buena en algo, y que simbolice seriedad y confianza.

Crear tu Marca Digital: ¿Opción u Obligación?

Cuando comenzamos un negocio en Internet, o queremos llevar a la red el negocio físico que ya tenemos hace años o que acabamos de lanzar, nuestro enfoque más común está en las VENTAS. Por supuesto, usar Internet para vender mucho, o para vender más.

Y entonces nos decimos con euforia: “Me hago de un buen sitio web, invierto un poco en publicidad y a recibir billetes verdes, montones de dólares…“, hasta que la dura realidad nos hace despertar del lúdico sueño, con suerte antes de que hayamos perdido toda nuestra inversión y nuestro valioso tiempo.

¿Por qué te pasaría eso? Porque te estás saltando un paso. Y no cualquier paso, sino el más importante de todos en el arranque: crear tu marca digital. En la vorágine de negocios de hoy, la gente quiere -más que nunca- hacer negocios con entidades (compañías o personas) que conozca y en las que confíe.

A lo largo de todo nuestro sitio web encontrarás una constante: la famosa Escalera de Tres Pasos para el éxito en Internet: Te Conozco; Te Reconozco (como bueno en algo) y Confío en Ti.

Tus compradores potenciales necesitan saber quién eres, cómo llegaste adonde estás, qué atributos te identifican; en qué eres realmente bueno o mejor que los demás; y cómo expresas tu lealtad a quienes te compran. Si el conjunto de todo eso les resulta con un signo positivo, entonces confiarán en ti y comprarán tus productos y servicios.

Y “el conjunto de todo eso” comienza con tu disposición y tu capacidad de crear tu marca digital. Veamos por qué es tan importante la creación de tu marca en el mundo digital:

• Tu marca es la primera carta de presentación de tu negocio y resume todo lo que tú y tu negocio representan.
• Tu marca siembra, cimenta y promueve tu credibilidad, mostrándote como alguien real, y sobre todo, como alguien o algo con un propósito y unas habilidades determinadas.
• Tu marca cuenta una historia: la de tus interrelaciones (con clientes, empleados, colaboradores, proveedores y entidades del entorno) y la de tu capacidad para enfrentar las necesidades de tu mercado meta.
• Tu marca se extiende y traslada sus atributos a la calidad de tus productos, a tu servicio post-venta, a la percepción que permanece en la mente de tus prospectos y consumidores luego de cada interacción.

Y eso, queridos amigos y amigas, es algo que deben grabarse con sangre en su corazón de emprendedores: la PERCEPCIÓN que queda en la mente de la gente es lo que cuenta. Entonces, todos tus esfuerzos para crear tu marca digital han de estar en función de solidificar e incrementar el lado positivo de esa percepción.

Crear tu Marca Digital es Ante Todo Crear Conciencia de Marca

Según la Asociación Estadounidense de Marketing, una Marca “es un nombre, un término, un símbolo, o cualquier otra característica que identifique los bienes y servicios de un vendedor como algo diferente de los de otro vendedor”. Pero a esta definición tan resumida, le está faltando una parte fundamental:

Una Marca es la idea, el concepto o la imagen que las personas tienen en su mente cuando piensan en determinados productos, servicios o actividades de una empresa o negocio en particular. Hay sentimientos involucrados en esa ecuación, y es precisamente esa combinación de lo físico y lo emocional lo que provoca, lo que dispara esa reacción que precede a la GRAN DECISIÓN que tu público enfrenta: comprar o no comprar; comprarte a ti o a otros, comprar ahora o comprar después; comprar ESO o algo similar que lo sustituya.

Entonces, si seguimos con la lógica que venimos desarrollando hasta ahora, crear tu marca digital comienza por lograr que la gente conozca que existes y qué haces exactamente; que conozca e identifique los atributos de tu marca y, sobre todo, los beneficios que le pueden proporcionar tus productos o servicios.

Si los conocen, los identifican y reconocen el propósito para el cual sirven, entonces estarás creando conciencia de marca, uno de los pasos más importantes del proceso de venta.

Sin embargo, para la supervivencia de tu empresa y el desarrollo de tu negocio no basta con que conozcan tu marca. Tienes que lograr que la gente la recuerde.

Crear tu Marca Digital es También Crear Recordación de Marca

Los pueblos tienen la lengua larga, pero la memoria corta” decían los antiguos griegos. Entonces no basta con que HOY te identifiquen como lo que eres y que te asocien adecuadamente con los beneficios que proporcionas. Es imprescindible que eches raíces en su memoria, que logres que te identifiquen hoy y también MAÑANA, que transformes el “conocimiento” en “posicionamiento”.

La verdadera conciencia de marca se logra cuando el conocimiento que la gente tiene de lo que haces y para qué sirves, se posiciona en sus mentes de manera tal que cuando se les presente determinada necesidad, un resorte “oculto” disparará un recuerdo o memoria, un sentimiento, una porción de conocimiento y un deseo de contar en ese preciso momento, en esa situación y para resolver esa necesidad, nada más y nada menos que con tu producto o servicio.

Todo lo demás que te digan es “teoría vacía”. Si tus esfuerzos en crear tu marca digital no desembocan en una “acción”, -de compra o al menos de solicitud de más información, pues habrás logrado bien poco.

Espero me estés entendiendo bien hasta aquí, pero sé que piensas que es muy complicado, que mejor sigues en lo tuyo y no te enredas con todo esto porque no vas a poder lograrlo… Así me sentí yo también alguna vez. Así nos sentimos todos. Pero es necesario, es viable y es posible. Y te lo voy a demostrar desglosándote todo el proceso en 5 Etapas.

Las 5 Etapas Esenciales Para Crear tu Marca Digital

La construcción de una marca no sucede de la noche a la mañana. Toma tiempo. A veces, mucho tiempo…, pero siempre hay un día “cero” para comenzar y ese debe suceder lo antes posible.

Etapa I:

Vamos a llamarle la “parte conceptual” en la creación de una marca; la que quizás menos gusta a casi todos. De hecho, la mayor parte de solicitudes de ayuda que recibo son con respecto a esta etapa. Es tediosa, lo sé, y si tu fuerte no es la expresión oral o escrita, pues te costará trabajo, pero no puedes evitarla y consta de 5 pasos:

1. Debes determinar el “mercado meta” para el cual vas a crear tu marca digital y tienes que ser tan específico como tu negocio lo permita. O sea, a quién van dirigidos tus productos o servicios: a empresarios experimentados, a emprendedores que recién comienzan, a jóvenes a punto de entrar a la Universidad, a personas de la tercera edad, a madres solteras…, etc.
2. Debes definir la “declaración de tu marca”, lo que en algunos casos se divide en “visión” y “misión”, y en otros se reduce a responder simplemente a la pregunta de cómo quiero que me conozcan y cómo quiero que me recuerden.
3. Debes investigar las “marcas líderes” en tu sector, tu área geográfica, etc. y determinar cómo puedes lograr diferenciarte de ellas. Te atemorizará que algunas son demasiado grandes, fuertes y reconocidas, pero créeme que siempre hay algo que puedes hacer diferente, e incluso mejor.
4. Por eso, ahora debes identificar, estructurar, potenciar (y sobre todo por favor, no complicar demasiado) esos atributos que te hacen diferente, mejor, o al menos competitivo en determinados aspectos: quizás sean los materiales que usas, el acabado, la presentación, tu promesa de devolución, tu servicio post-venta y muchos otros, según sea el caso. A veces con diferenciarse bien en un solo aspecto basta.
5. Dotar de personalidad inicial a tu marca: o sea, la identidad gráfica e incluso su propia voz. Sólo que no olvides que no basta con poseer algo, sino que hay que comunicar adecuadamente lo que se posee o se es capaz de hacer, por lo que el diseño de tus “mensajes” es tan importante como el de tu logo y tu eslogan.

Por supuesto, cada uno de los pasos anteriores debe ser pensado para ser expuesto en el mundo físico y para ser insertado en el mundo digital.

Etapa II:

Ahora ya te corresponde pasar al diseño de tu Presencia Digital, o sea, no sólo de tu sitio web, sino de todas las plataformas donde tu marca va a aparecer. La primera impresión cuenta, por lo que el diseño de tu sitio web, tus páginas en las Redes Sociales e incluso tus emails, Memes y otras formas de expresión tiene que estar muy cuidado: estéticamente aceptable y funcionalmente operable.

Pero las segundas impresiones también cuentan. Y las quintas. Y todas. Por tanto, el adjetivo “memorable” no debe ir aparejado exclusivamente al diseño inicial de todo, sino a TODO lo que vas a hacer para construir, para crear tu marca digital. Y memorable no significa que repliques a la Capilla Sixtina o la Torre Eiffel. Significa ser lo suficientemente bueno como para generar una impresión positiva en la memoria de nuestro público objetivo.

Este es el momento donde retomas el paso 5 de la Etapa I y diseñas, rediseñas, pruebas y vuelves a rediseñar tu logo, tu eslogan principal, tu identidad corporativa en general y la esencia de los mensajes que transmites… desde el punto de vista de la percepción que generan.

.

diseñando tu marca digital

Photo by rawpixel on Unsplash

.

Etapa III:

Ahora viene la “prueba del ácido”. Se trata de exponer tu logo, tu sitio web, tus páginas en las Redes Sociales, tus memes, emails, etc., ante los ojos de amigos (los niños resultan de mucha ayuda en estos casos) y colegas, pero no para escuchar alabanzas, sino para que “traten de destrozar todo lo que has creado”, para que te critiquen, te incineren… y te propongan ideas y alternativas que te ayuden a perfeccionar lo que has hecho.

La clave está en escuchar a todos y luego sacar tus propias conclusiones. Tienes que ser muy humilde para reconocer que te puedes haber equivocado en algo, que muchas cosas pudiste haberlas hecho mejor… y tan arrogante como para insistir en aquello que de verdad resulta parte de la esencia de tu idea. Recuerda que la visión de algunos creadores que se han opuesto a la “sabiduría” de los demás es lo que ha acelerado el progreso mundial.

Etapa IV:

Y ahora viene “el pollo del arroz con pollo”: la creación a mayor escala de CONTENIDOS. Sin contenidos no hay marca, y mucho menos una marca en Internet. Para crear tu marca digital habrás de producir con cierta frecuencia y constancia artículos, memes, videos, comentarios y mucho más.

En Internet el contenido es el Rey. Te encuentran por las palabras clave que hay en tus contenidos, te reconocen como experto en algo gracias a lo que publicas y, más importante que nada, generas confianza en tu marca a través de las múltiples interacciones que esos pedazos de contenido establecen con tus clientes potenciales.

Etapa V:

Ahora que has recorrido ya un largo camino inicial, es tiempo de llevar esto a un nivel superior. ¡Es hora de desarrollar la confianza y credibilidad en tu marca!

Tú puedes ser el experto más genial y bien intencionado del planeta, pero eso aún no significa que las personas comenzarán a arrojarte dinero. Tu audiencia necesita confiar en tí, antes de que te compre algo, y esa generación de confianza se convierte en la cumbre del proceso de crear tu marca digital.

Para lograrlo, debes posponer por un momento el verbo VENDER y enarbolar una gran bandera con el verbo SERVIR. Sí, como lo oyes. Se trata ante todo de agregar valor a tu comunidad en forma de contenido de alta calidad, extremadamente útil, consumible (¡y que ellos quieran compartir!).

Por eso es que o bien lo haces tú mismo, o bien procuras ayuda, pero has de comenzar no sólo a crear contenidos de gran calidad, como expresamos en la fase anterior, sino a crear SOLUCIONES. Si ayudas a las personas, afectas el cambio en sus modos de pensar y la forma en que se comportan de alguna manera, rápidamente se convertirán en la fuente de referencia en tu nicho de mercado, en Internet y en el mundo real.

A Manera de Conclusiones

Crear tu marca digital debe ser un proceso genuino, sincero, enfocado en el usuario final y no en las ganancias que quieres obtener. Si tu usuario está satisfecho, si conoce tu marca, la reconoce como muy buena en algo y le inspira confianza, entonces puede que no te hagas millonario o millonaria, pero tu negocio digital irá por muy buen camino.